Historia

El reparto del Medio Oriente

Escrito por brianadrian10 01-04-2010 en General. Comentarios (4)

El Medio Oriente, la parte más occidental de Asia, ha tenido una importancia estratégica fundamental por su ubicación geográfica, ya que constituye una vía de paso; por ejemplo, desde la Edad Media era la ruta de los europeos hacia Oriente y en el siglo XIX se convierte en una zona de suma importancia para el comercio internacional, en particular para Inglaterra, por lo que construye el canal de Suez. Pero además es una zona con enormes riquezas petroleras, factor que ha dado lugar a disputas y repartos entre potencias imperialistas.
Durante la Primera Guerra Mundial, con la firma del Tratado de Sykés-Picot, entre Inglaterra y Francia en 1916, los países árabes quedaban divididos en zonas de influencia británica y francesa. Recuerda que el imperio turco fue aliado de los imperios centrales durante el conflicto mundial, al término del cual como país vencido sufrió las condiciones impuestas por los vencedores y se desintegró. Se realizó un reparto según las zonas ocupadas por los ejércitos de Francia e Inglaterra. A instancias de la Liga de Naciones, los territorios del imperio se pusieron bajo el “mandato” de estas potencias que buscaron establecer protectorados coloniales desde donde extendieron su influencia y control sobre la región.

El reparto territorial de la región, al final de la Primera Guerra Mundial, se mantuvo prácticamente sin cambios hasta los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, después de la cual se desarrollaron varios procesos de independencia

La paz de Versalles y sus consecuencias

Escrito por brianadrian10 01-04-2010 en General. Comentarios (0)

La imposición produce regularmente inconformidades y disgustos. Esto sucedió con la firma de los tratados de paz con los cuales se dio fin a la Primera Guerra Mundial; el tratado de Versalles fue firmado en Junio de 1919 por los países vencedores, pero sin la participación de los vencidos en las discusiones y negociaciones. Entre los representantes de los aliados se encontraban: Woodrow Wilson, presidente de Estados Unidos; Lloyd George, primer ministro de Inglaterra; Georges Clemenceau, presidente de Francia; y Victorio E. Orlando, representante de Italia.

El crecimiento de las ciudades y la urbanizacion

Escrito por brianadrian10 01-04-2010 en General. Comentarios (8)

Originalmente se consideraba que una ciudad era un lugar protegido de los peligros circundantes, de tal manera que se fortificaban y albergaban a varias familias. Aunque con el tiempo se modificó la concepción del refugio, conservo como rasgo característico el ser el núcleo social organizado que satisface las necesidades de la comunidad.
El crecimiento de las ciudades ha sido paralelo a la transformación del entorno natural, que se va llenando de construcciones y sistemas favorables para la habitación, el intercambio, la elaboración de materias primas y productos, así como para el encuentro social.
Según los urbanistas, el siglo XIX es el tercer estadio de la urbanización; en los dos anteriores aún había un equilibrio entre la obra humana y la naturaleza; sin embargo, a partir del siglo XIX las cosas cambian completamente.
Antes de la Revolución, Industrial las ciudades eran pequeñas y contaban con poca población; pero después de ella, el crecimiento de las ciudades y la urbanización se dieron de forma acelerada debido a las repercusiones que tuvieron la máquina de vapor, los telares industriales y el incremento y mejora de los medios de comunicación, entre otros.
Recuerda que antes de este periodo el crecimiento de las ciudades estaba limitado por su situación cercana a las rutas que podían ser de enlace con otras regiones. En cambio, desde inicios del siglo XIX las ciudades productoras de carbón y otros minerales , así como las que comerciaban con algodón, piedra caliza y de cantera, madera, cerámica y otros, comenzaron a crecer debido a que la máquina de vapor sirvió de enlace comercial, propiciando así el desarrollo de las viejas ciudades y el surgimiento de otras nuevas.
Otro rasgo de las ciudades del siglo XIX es que, como consecuencia de la industrialización, se fue haciendo una diferenciación entre el centro y los barrios circundantes, o aplicaciones, construidos con amplias avenidas; eran los nuevos barrios burgueses. A la vez, en las afueras, estaban los barrios obreros, cercanos a las fabricas, la mayoría sin servicios humanos.

Impacto ambiental y nuevos paisajes

Escrito por brianadrian10 01-04-2010 en General. Comentarios (0)
Si bien las actividades agrícolas de principios del siglo XIX necesitaban buenos suelos, la industria también comenzó a requerirlos, ya que para activar las fábricas de la industria creciente necesitaban de terrenos donde el agua fuera abundante y el carbón fuera fácil de obtener; por si fuera poco, la industria requería de las sólidas rutas que le permitieran el tránsito a las locomotoras. A estos terrenos que no eran metrópolis en sentido estricto, pero que pronto se llenaban de habitantes y se convertían en verdaderos asentamientos industriales, se les llamó ciudades conurbadas.

El cambio de paisaje significó mucho más que la incorporación de nuevos elementos ya que el medio ambiente se vio afectado por que las industrias producían contaminación atmosférica con la producción de nubes de gases venenosos; al verter los desechos químicos se contaminaba también el agua de los ríos que antes servían para el consumo tanto de líquido como de los peces. El suelo igualmente se vio afectado por que perdió su capacidad productiva debido a la erosión y la absorción de desechos industriales.

Desde el punto de vista del medio ambiente, la industrialización crea ambientes completamente antiorgánicos que afectan tanto a los seres humanos como a la fauna y a la vegetación; imagina lo que el hollín, las partículas metálicas y los residuos químicos le hacen a los pulmones y a la sangre.

La expansion de la educacion primaria

Escrito por brianadrian10 01-04-2010 en General. Comentarios (20)

El crecimiento industrial y poblacional del siglo XIX trajo la necesidad de formar mano de obra calificada que fuera capaz de manejar, arreglar y en su caso construir la maquinaria que hacía posible del desarrollo de las fábricas.

Por ello, en los países industrializados, el Estado quitó el monopolio educativo a la Iglesia y estableció la educación pública, laica, gratuita y obligatoria, por lo menos la educación elemental, llamada en ese tiempo básica o primaria.

La organización escolar se realizó con división de género, había escuelas para hombres y para mujeres, aun cuando la población escolar era muy baja. Los grupos llegaban a ser de hasta 80 alumnas o alumnos.

En los inicios del siglo XIX aún no había escuelas formadoras de profesores de la escuela elemental, de tal manera que estos se formaran en la práctica, normalmente ayudando a un maestro.

El pensamiento pedagógico del siglo XIX se dividía en dos corrientes: una sustentada por Karl Marx que dio impulso al movimiento popular socialista, y otra representada por Augusto Comte que reflejaba la consolidación del pensamiento burgués también conocida como positivismo.

Así mismo, Herbert Spencer definió lo que para él era la formación científica de la educación. Esto se traduce en el pragmatismo que se intentó poner en práctica en la educación de masas, algunos países industrializados con aspectos que se consideraban útiles y necesarios para la vida de los individuos en la sociedad.

El positivismo también llegó a la educación mexicana a través de Gabino Barreda, quien formó parte del gabinete del presidente Benito Juárez.